Neonazis vuelven atacar brutalmente a cinco personas en Chile

Salazar Miranda Gustavo Alfonso

Una vez más nuestra bandera LGBT se mancha de sangre ante los brutales ataques neonazis ocurridos recientemente en Chile, que fueron denunciados por Matias, Luis Lillo , Carolina Torres Urbina, Alirio Máximo, Catalina y Camila; de los cuales en solo un caso se logró la captura de los agresores, reabriendo la Ley Zamudio para otorgar una mayor protección a los que sufren actos homofóbicos, pero es necesaria actualizar, no es posible que sea más grave que te roben tus pertenencias que la agresión física que puedas sufrir, dejándote secuelas físicas y psicológicas.

Tras estos ataques, Katherine Martorell de la subsecretaría de Prevención del Delito, se comprometió en acelerar el proyecto de identidad de género en el Congreso, pero no es la primera vez que el pueblo chileno volteo a ver a la comunidad Lgbt por ataques neonazis, recordemos el 27 de marzo del 2012, la despiadada tortura a Daniel Zamudio por cuatro jóvenes que le marcaron con un vidrio esvástica en su cuerpo, llevando a la creación de la Ley Zamudio para evitar que se repita la misma historia.

En el siguiente vídeo la televisora chilena anuncia la muerte de Daniel tras semanas de aferrarse a la vida su cuerpo no soporto más; pero su recuerdo unió a un país a seguir una lucha por un mundo donde no seas juzgado por una orientación y poder vivir en armonía.

Daniel Zamudio

Jacqueline Vera recuerda la última vez que su hijo Daniel la despertó para desayunar juntos, antes de salir al trabajo se preocupaba por su imagen, pues tenía el sueño de ser modelo, siempre tenía una sonrisa ante los demás a pesar de haber pasado por el rompimiento de su noviazgo, ese día se despidió con varios besos a su mamá como si el destino le dijera que no volverían a verse.

La mamá de Zamudio se despide de su hijo

Pero a siete años del caso de Zamudio la historia se vuelve a repetir con cinco casos recientes que a continuación nos narran lo que vivieron ese día.

Mi piel marcaste con esvástica Nazi, pero mi alma esta tatuada la bandera LGBT

Mi piel marcaste con símbolo Nazi, pero mi alma esta tatuada la bandera LGBT

  • Caso de Matias un joven trans

En la madrugada del 13 de marzo, Matias un joven trans de 18 años se encontraba inspirado escribiendo un libro en una plaza cercana a  su hogar, cuando en ese momento llegan dos sujetos a pedirle un cigarro, los miro y les dijo que no tenía esperando que se fueran para que la dejaran concentrase en su libro, pero al ver sus uñas pintadas, empezaron a insultarla diciéndole “asquerosa fenómeno, no deberías existir, te vamos a matar lesbiana”, mientras recibía golpes se protegía el rostro sin imaginar que romperían una botella de vidrio y con un trozo le marcaron una esvástica en su cuerpo.

Su rostro refleja miedo cada vez que relataba lo que le hicieron, ese miedo provocado por aquellos que en ese momento creen tener el poder de nuestras vidas dejándonos sin voz para pedir ayuda, “Me marcaron, me dijeron muchas cosas más, me pegaron una patada en las costillas. Estaban encapuchados. Quise gritar, pero no me salía la voz, no pude gritar ni pedir ayuda”, dijo en conferencia de prensa.

Matias, imagen tomada de la página Los 40

Ese mismo miedo provocó que no denunciara hasta después de 12 horas en la Tenencia  Carlos Valdovinos, sin embargo, el alcalde Pedro Aguirre Cerda, dijo que no tiene registro en la comuna de algún ataque de tipo transfóbico a este joven, aún que nos quede claro que fue un acto de homofobia, por la esvástica nazi en el brazo, de las cicatrices en su cuerpo, además no es fácil para una víctima de una agresión física denuncie sin pensar en las represarías ¡viven con miedo!

Nuestra comunidad LGBT debe romper con el miedo que se lleva nuestras ganas de vivir, pero como dice Matias no debemos quedarnos callados, “Quise gritar pero no me salían la voz, por el miedo que tenía, pero después dije que se haga consciente la comunidad que ya basta de la homofobia, de discriminación, de golpizas y matanzas. Gais, lesbianas, trans que ya no pueden seguir pasando esto, no se queden callados, porque el silencio no ayuda. Quiero que todo el mundo sepa que debieron tomar conciencia con el homicidio de Daniel Zamudio, que la tortura que le dieron a él puede pasarnos, esta va seguir pasando  si no se hacen cargo”, dijo en rueda de prensa como se muestra en el vídeo.

Matias

Mis manos no solo sirven para acariciarte, sino también para protegerte

  • Caso de Catalina y Camila

El domingo 10 de marzo, la pareja lésbica, Catalina y Camila, salían de un bar tomadas de la mano para dirigirse a su casa, cuando en el Barrio Bellavista dos sujetos las interceptaron por la espalda, uno de ellos agarro a Catalina de los cabellos para azotar su cabeza varias veces contra el muro, mientras el otro sujeto lanzo a Camila al suelo para patearla, pero ambas jóvenes trataron de defenderse como pudieron; sino fuera porque unas personas fueron a su auxilio, tal vez el final de la pareja fuera distinto.

En este caso entra en polémica en creer que necesitamos un lugar especifico para tomar de la mano a nuestras parejas o darle un beso, no tienen idea de las veces que he escuchando “por eso existe lugares gais para que hagan sus cosas”; sin entender que nosotros no queremos privilegios queremos los mismos derechos que tienen los demás, no estamos en el holocausto para hacer distinciones de quien merece un mejor trato y quien merece ser condenado a repudio

En tanto la vocera del Movilh, Daniela Andrade, aseguró que “con solo ver las imágenes de las agresiones a Catalina, podemos darnos cuenta que los sujetos se ensañaron con la pareja. Es un acto cobarde, misógino, machista y lesbofóbico que merece toda la sanción de la ley”. Una muestra de cariño entre dos personas que se aman no hace daño como los actos de odio, sin ponerse a pensar que tal vez un familiar sea parte de la comunidad LGBT y sea tratado de la misma forma como tu trataste a los demás.


Los golpes recibidos de Catalina y Camila, imagen de Movilh

Mis zapatillas no tienen culpa de tu homofobia

  • Caso de Luis Lillo

En la mañana del 9 de marzo, Luis Lillo de 24 años decidió tomar el bus de Transantiago en Alameda con San Antonio, Chile, para trasladarse a su casa ubicada en La Pintana, sin imaginar que dos jóvenes empezarían a hostigarlo por traer zapatillas moradas (tenis), como si un color fuera especifico de un sexo, creyendo que el color morado o rosa, te hacen perder masculinidad y ridiculiza; sin entender que es un solo color que tu le das un significado, pero al igual que Luis preferimos ignorarlos creyendo que sería discutir con la pared.

Pero al subir al bus ya no eran solo los insultos empezaron a patearlo por todo el cuerpo, diciéndole “maricón depravado y violador de niños”, volviendo a la ignorancia de creer que una orientación sexual te dice quien es violador de niños, cuando es solo la atracción hacia un sexo, no debería ser una guerra absurda de que sexualidad es la mejor. Pero después de golpearlo querían robarle sus pertenencias y sus zapatillas moradas ¿no se supone que era de su desagrado?

El acto homofóbico quedó grabado en el siguiente vídeo por un usuario del transporte público donde se escuchan las suplicas de la víctima, mientras los usuarios pedían que se detuvieran. Luis menciona que en ese momento sintió que perdería la vida, pensando que su familia quedaría destrozada, que no tendría la oportunidad de volver a verla, afirmando nadie  merece ser discriminado, agradeciendo que los usuarios y chofer detuvieran las agresiones.

Luis Lillo

El presidente de Movilh, Gonzalo Velásquez, menciona que la intención de los agresores era bajarlo del bus, para acuchillarlo, según las amenazas cuando le daban a golpiza a Luis, quien fue atendido en Posta 3, con una fractura nasal y diversos hematomas, recuperándose de un colapso nervioso tras la agresión, que llevara tiempo en recuperar su vida habitual.

Los dos agresores fueron identificados como Felipe Aldea Muñoz de 23 años y Sebastián Rodríguez Rojas de 19 años de edad, empezaron a llorar cuando quedaron con la medida cautelar de prisión previa, fijándose un plazo de investigación de 45 días, donde pudieran pasar cinco años de cárcel por el intento de robo con violencia, mientras se demuestra al ministerio público de que se trató de un acto homofóbico.

Nos queda claro que fue más que un intento de robo, los testigos y el vídeo son muestra del odio, nos indigna el hecho que sea más fácil que juzguen a los agresores por robo que por un acto de homofobia, es urgente actualizar la Ley Zamudio . Les dejo la foto tomada de los jóvenes agresores que lloran al escuchar su condena, una imagen que nos gustaría ver en los demás casos que siguen en investigación, esperando hacer justicia como en el caso de Luis Lillo.

Los agresoros son identificados como Sebastián Rodriguéz y Felipe Aldea. FOTO: AILEN DÍAZ/AGENCIAUNO

Que no quede impune mi muerte

  • Caso Alirio Máximo Andrade Almonacid

El 7 de marzo Alirio Máximo Andrade Almonacid, fue estrangulado, además de robarle sus pertenencias, los hechos ocurrieron en el interior de su domicilio , en la ciudad de Puerto Montt. Mientras tanto la familia sospecha de un crimen de homofobia, ya que Alirio era conocido en la zona  y desempeñaba como transformista con el nombre de Marisol Montenegro.

No se tiene más información de los agresores, pero las personas mayores son más vulnerables en caer en las garras de un chichifo o delincuentes que piensan que nadie se preocupa por ellos al vivir solos, siendo carnada fácil para ellos, por eso debemos tener cuidado de la persona que contactemos en las redes sociales y aplicaciones de encuentro.

Lamentamos profundamente este crimen que tiñe de luto a la población LGBTI de Los Lagos y llamamos a la fiscalías a aclarar si tras el robo y el asesinato hubo elementos homofóbicos. Alirio es una muestra que la edad no debe envejecer el alma, pues su alegría contagia a quien lo conocía, su caso nos deja el mensaje de no abrir tan fácil las puestas de tu casa, pues no todos tienen buenas intenciones.


Alirio Máximo Andrade Almonacid , imagen de Movilh

Mis manos curaran tus heridas

  • Caso de Carolina Torres Urbina 

Como olvidar la madrugada del 14 de febrero cuando Carolina Torres Urbina de 24 años iba de la mano con su novia  Estefanía en la intersección de las avenidas Laguna del Inca y Laguna Sur, comuna de Pudahuel, donde los hermanos Miguel Ángel de 24 años y Reynaldo Cortez Arancibia de 30 años, agredieron a Carolina por ser tomboy, haciendo a un lado a Estefanía que vio como uno de ellos tomó un palo y le propinó tres golpes en la cabeza a su novia, mientras le gritaban “maricona”; mandándola al hospital con fracturas en su cráneo y una hemorragia interna, hasta ahora sigue en su recuperación.

Tan brutales fueron los golpes que recibió Carolina, que el urgenciólogo sostuvo que los primeros días que estuvo en el hospital tenía vagos recuerdos de la agresión debido a la pérdida de conciencia provocada por los golpes recibidos en la cabeza y que le dejó con dificultades para hablar, que con su tratamiento mejorará paulatinamente. Tras 18 días de estar en el hospital, por fin se encuentra en su hogar con su familia y sus novia, solo queda la impotencia de que los agresores siguen prófugos.

Pero para una madre busca la felicidad de su hijo y no es que aveces ellos no acepten nuestra orientación sexual, sino saben que tenemos que pasar por situaciones de discriminación, pero también hay padres que luchan por que sus hijos vivan en un mundo mejor como Marianela Urbina madre de Carolina, que dijo en conferencia de prensa, “Sigo manteniendo que ellas no pueden caminar libres por la vida, que no pueden ser felices, porque este tipo de gente maldita que odia que no tiene la capacidad de dejar que las personas transiten libremente por la calle no debieran existir “.

Nos damos cuenta que hace falta una educación que rompa con perjuicios, muchos de los que se dicen seguir una causa neonazi, ni conocen su origen, ni mucho menos saben diferenciar lo que es una orientación sexual, identidad de género o el sexo de una persona, solo se dejan llevar por lo que dicen los demás y creen que con violencia se resuelven las cosas.

No pedimos que nos acepten, solo que sean tolerantes, queremos lo mismo que todos ustedes, un mundo tranquilo donde podamos ser nosotros mismos y convivir sanamente; queremos fotos como la de Carolina mostrándonos felices del mundo donde vivimos, no más fotos de sangre derramada de nuestra comunidad LGBT ¿No crees que ya basta de tanta violencia?

Carolina Torres Urbina , imagen de Movilh

Con informacion de Movilh y Ahora Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s